Este año en el cole trabajan con Moli. Moli es un pigmeo cabezón punky que se dedica a viajar por el mundo. Pero no va a pasar el finde a París como todo el mundo, no, Moli se va a tomar por saco del orden de una vez por mes. Ahí, creando falsas expectativas a los niños, que luego les llevas a Benidorm y te miran en plan “mama, que desgraciaos somos”. A final de curso dicen que se queda por Londres, se ve que se le acaba la pasta.

El caso es que cada vez que Moli viaja debemos en casa hacer un pequeño trabajo o buscar alguna cosa referente a ese sitio. La criatura lo lleva al colegio y se lo muestra al resto de compañeros. Una idea genial poder unir periódicamente los dos mundos cole – casa.

Así que ahí nos lanzamos felizmente a la causa, pero claro… Nueva Zelanda?? Qué se yo de Nueva Zelanda además de ser tierra de Kiwis? Internet, ven a mí.

Cuando ya estaba de buscar información hasta el ídem descubrí un par de leyendas maories . Las compartí con miniyo quien asintió dando su visto bueno al proyecto. Visita al chino para armarnos de intendencia y manos a la obra.

Esta es la leyenda de Kupe y el pulpo, y esta nuestra versión gráfica:

img_4033

En esta primera coloreó el fondo con acuarela. Después pegó las dos capas de olas y la isla que yo había recortado previamente. En una cartulina blanca dibujó el niño y el pulpo. Yo las recorté y las pegué en goma EVA, y posteriormente en la cartulina. No quise que lo dibujara directamente en la cartulina por si se lo cargaba, además de para darle un poco de volumen. Pegó también los palitos de la barca y de los árboles. Las copas de los árboles son de fieltro, y el mono y los frutos pegatinas.

img_4034

Aquí dibujó el muñeco y pegó la cabeza del pulpo y las patas. Las patas están hechas de unas piezas que venden en los chinos y se llaman limpia pipas o algo así. La falda y la espada están hechas con unos palitos que venden así también.

img_4035

Más de los mismo. Pintó el fondo y pegamos varias capas de cartulina y fieltro para hacer la monta, la isla y el mar. Los monos son pegatinas, el pulpo está dibujado por él y recortado y pegado por mí. La nube es de algodón.

img_4036

Finalmente dibujó el muñeco y pintó el fondo del mapa. Pegó algodón en la punta del pincel y coloreó el muñeco con acuarela.

A por el próximo viaje.

 

Os contaba este verano que miniyo estaba interesado en el espacio y los dinosaurios. Quería  vídeos de dinosaurios, dibujos animados de dinosaurios, camisetas de dinosaurios ver dinosaurios por la calle y lo que viene siendo convertir nuestro entorno en Parque jurásico.

Quería comprarle algún libro de dinosaurios pero adaptado a un niño de 4 años, y rebuscando encontré la colección Mini Larousse.  Son libros de pequeño formato que explican diversos temas adaptados a niños muy pequeños. Compré “Los dinosaurios” y “El cuerpo humano” por unos 7€ cada uno y fenomenal los dos. Aunque en Amazon recomiendan para niños de 5-6 años yo los veo adecuados para niños más pequeños. No son excesivamente técnicos, las frases y textos son cortos y el lenguaje sencillo.

No se las veces que lo hemos leído ya. Este verano se lo bajaba a la piscina y daba lecciones magistrales a todo aquel que le quisiera escuchar. Al poco completamos el cuadro con una colección de 32 dinosaurios comprados en Wallapop, y ahora está encantado porque cada vez que en uno de los dino libros sale una especie va corriendo a la caja a traer al bicho en cuestión.

Creo que tengo convalidados al menos 7 créditos si un día decido estudiar paleontología.

 

 

La fase del “y por qué?” en los niños es bien sabida y documentada, pero en esta casa está alcanzando proporciones épicas.

– Dónde están los dinosaurios ? Se han morido? Por qué están moridos? 

– Porque cayó un meteorito. [cruce de dedos]

– Qué es un meteorito? Dónde hay meteoritos? Cúando va a caer uno? [cruzar los dedos es una gilipollez ]

Aquí tiramos de vídeo educativo en YouTube que explica claramente como un meteorito se estampa contra un planeta.

El vídeo es un éxito rotundo y durante dos días no quiere ver otra cosa. Se traga todos los vídeos relacionados , los relacionados con los relacionados y vuelta a empezar. Se traga unos coñazos de flipar y quiere más.

Of course eso da lugar a millardos de preguntas más . Si a los dinosaurios les mató un meteorito , todavía están debajo ? Hizo el meteorito un agujero grande en la tierra y están dentro de la tierra? 

Y por qué existen los niños? Y las niñas? Y las mamás por qué existen? Y las vacas? Y las moscas?

Las moscas existen para ser comida de otros animales que luego se comen las vacas que luego nos comemos las personas [la estoy cagando, la estoy cagando ]

Entonces (una semana después )para qué existen los cocodrilos? Quién se come los cocodrilos… [ pero quien en su sano juicio de plantea que especie come cocodrilos! Yo qué sé!]

-Y la playa para qué existe? – Para separar el agua y la tierra? Por qué hay agua y tierra en este planeta?

– Y el sol por qué se va? [ para mi próximo truco necesito una naranja y un palillo chino] Ohhhh, ya lo de mamá , ya lo sé…. Ahora todas las noches : yo quiero estar siempre en el lado donde está el Sol para que no sea de noche y no dormir.

A veces me planteo si le daré demasiada información para su edad , pero si pregunta algo entiendo que espera una respuesta cierta. Contarle un rollo sobre angelitos meando me parece mentirle y abusar de su inocencia.  Qué os parece?

Plus: Mama, donde tiene el cerebro el iPad ? Cómo piensa? [tras quedarse un vídeo cargando y decirle que esperara que está pensando]

Partamos de dos premisas para describir el día de hoy:1) Míniyo es un cafre. Así, por comenzar haciendo autocrítica y que nadie se llame a error en plan..es una de esas madres…

2) Manolete, si no sabes torear pa que te metes.

Hasta aquí todo claro. Vamos con los hechos:

En el primer año de cole todo es prueba y error, hasta los cumpleaños. Este tema parecía que no iba a dar mayores quebraderos de cabeza cuando resolvimos el tema económico – logístico con una precisión quirúrgica. Sólo quedaba encontrar un buen sitio … Ay, el sitio…

En la primera remesa otoño – invierno (la mía) escogimos la típica jaula para hámster gigante (aka piscina de bolas). No era tan gigante como par los 4 cumpleaños que se empeñaron en celebrar para rentabilizar la tarde, pero en fin, bien . El niño  al que hubo que ir a rescatar de un mini acantilado plástico porque las monitores no se pisparon un detallito, no vamos a ponernos quisquillosos . Estos circuitos están inspirados en los  laboratorios en los que si completas el recorrido un número determinado de veces te dan tarta. Claro, luego pasa lo que pasa, que les entra un rollo Paulov y ya no paran de botar haya o no tarta. Las madres nos tomamos una cerveza tranquilamente y aquello parecía un paraíso hasta que caímos en que los niños se salían de la jaula cuando les daba la gana y hasta a la calle si les cuadraba. Pollo al responsable y pocas ganas de repetir.

Hoy tocaba la colección de cumpleañeros primavera – verano. Las madres anfitrionas  procedieron a un exhaustivo análisis de la oferta: fiestas para princesas, para piratas, para superhéroes, piscinas de bolas, sin bolas, caballos, cruceros por el Mediterráneo, Safari fotográfico en Kenia, y todas estas cositas que se presuponen en una celebración que se precie. Al final encontraron un sitio que parecía cumplir todos los requisitos.

Al llegar he tenido la sensación de “este es el definitivo”. Pequeño, bonito y acogedor. Con los padres cerca de los niños para ver cómo disfrutan pero manteniendo las distancias . Qué más pedir?

Igual que nos recibiera el chaval de la peca un poco mermao podía haberme hecho sospechar algo, pero cuando una se entrega, se entrega . Que en los primeros diez minutos hiciera 23 veces la gracia de cambiar el nombre al niño y reírse consigo mismo también es para poner en duda sus recursos. Nahhh, quien piensa en eso habiendo una caña fresquita a la vista? Entiéndase que un niño de 4 años al que le llamas tres veces Kiko en vez de Nico no piensa que estás bromeando, sólo que eres sordo o directamente tonto.

Dentro nos esperaba la socia del chaval de la peca. Una madre la ha definido como “una cantante de Cantajuegos fustrada” y yo no puedo mejorar eso.

Comienza la fiesta. Básicamente consistía en tener sentados a 25 niños a lo largo de una línea negra mientras los Pimpinela se transmutaban progresivamente en cantantes, presentadores, DJ’s, magos, etc. Y como buenos artistas, necesitaban de un público entregado. Que digo necesitaban, exigían. Si ellos tenían o no puta gracia no era el caso, pero de la línea no se movían ni Dios. Y tú ves las primeras señales en tu pequeña bomba de relojería con flequillo… un pie que se mueve mucho, cambiarse de sitio para ponerse al lado del talparacual, una mirada de “tenemos para mucho antes de levantarnos?”… 

Aquello empieza a desmadrarse. La mitad de la plantilla sigue en modo “pues si me ha dicho que me siente yo me siento, pero no entiendo el concepto” . La otra mitad liderada por míniyo opta por el “tú sigue con tu espectáculo campeón que la fiesta ya la montamos nosotros” 

Y aquello se les va de las manos y como buenos animadores con tablas se atacan y se ponen a castigar niños micrófono en ristre : “Tu ya no juegas más y te quedas sentado en el sillón” “Tu has perdido así que no juegas más. Te quedas aquí sentada hasta que acabemos” . Todo así en un rollo pedagógico de esos que no entiendes porque será muy moderno.

De repente se me acerca la Pimpinela niño en mano y muy necesitada de diazepan y me suelta: “A ver, traigo a tu hijo para ver si le puedes decir que me atienda un minuto, SOLO UN MINUTO, porque no me deja explicar el juego y yo así no ASÍ NO.” –  Perdona? Mira, sólo porque te veo al borde de que te de un chungo y no quiero ser responsable, concreta que quieres que le diga al niño y yo se lo digo… Ya sabéis, soy un Buda. Pero amigos! A mi lado estaba una madre, que además era una de las anfitrionas y además es profesora de infantil y además he descubierto que tiene muy mala leche (gracias socia)

El resto os lo podéis imaginar, de pedir palomitas y otra cerveza y disfrutar de la ponencia “Así se trata con niños de 4 años en tres cómodos pasos y si no te gusta monta una mercería” Se ha ido calentita para casa. Ella, porque él seguía empeñado en hacer un círculo de niños circunscrito a la línea negra y a dos cosas a la vez no se puede estar.

Lo mejor es que niños y padres lo hemos pasado en grande.

Lo peor de todo es que me parece a mí que ahí no volvemos, con lo bien que pintaba.  Vuelta a empezar el curso que viene. Al final igual nuestras madres no estaban tan locas resolviendo estos asuntos con unas latas de Purlom y unos globos de agua.

Hay temas a los que es difícil encontrar el punto positivo que tiene este blog, pero hoy también vamos a intentarlo.

No voy a hablaros de una historia triste y de un tremendo palo que sacudió a una familia, unos amigos y  un colegio. Voy a contaros una historia de esperanza y de una lucha que da sus frutos.

Bruno era alumno de una amiga mía. Un día, no se sabe muy bien porqué, se puso muy malito y quedó hechizado.

Desde entonces lucha por recuperarse, porque en este caso es posible. Sin embargo, como suele pasar en estos casos, los gastos se disparan y hace falta dinero.

Desde su cole Quercus, en Madrid, se han volcado para ayudarle. Han puesto a la venta de pulseras solidarias. Para nosotros son sólo 3€, lo que nos cuesta una caña. Para esta familia significa mucho.

La repercusión ha sido tal que en unas horas se han agotado las mil unidades que tenían. Han pedido más, pero tardarán unos días en llegar.

Si en el fondo la pulsera es lo de menos o te pilla lejos para ir a comprarla puedes hacer un donativo en la cuenta de La Caixa

ES51 2100 6061 5602 0014 7857

a nombre de BRUNO JUNTOS POR TI

Si crees que puedes ayudar de otra manera o necesitas alguna información no dudes en preguntarme y buscamos la forma de que se pongan desde el cole en contacto.

En La Razón explican también el caso.

Muchas gracias.

Estoy flipando con el tema campamentos de verano para niños. Salen como champiñones por estas fechas y creo que he recibido más publicidad distinta de campamentos que niños conozco.

Cuando éramos pequeños a los que tenían pueblo les soltaban dos meses a pastar felizmente por el campo. Las que no teníamos tanta suerte pasábamos el verano entreteniéndonos como podíamos.

Pues ahora los Ayuntamientos organizan millardos de campamentos distintos (de teatro, de danza, de fútbol, de observación de aves, de inglés) y los colegios también compiten por organizar el campamento más guachi.

A partir de aquí comienza la fiesta. Algunas madres se quejan que estos campamentos van a resultarles aburridos (¿aburridos?) o que no son óptimos por no tener piscina descubierta ni playa artificial ni un Baqueira chiquitito por si es place esquiar. Y empiezan a buscar, y donde hay demanda hay oferta, y empezamos a ver: campamentos de todos lo idiomas posibles, multiaventura, de cocina (una buena inversión, tomar nota), de inteligencia emocional (tócate los huevos), de robótica (puedo ir yo??),  de arquitectura para niños a partir de 7 años (WTF??), etc. Hasta la escuela de pintura de mi pueblo, que es más pequeña que mi salón ha organizado un campamento de verano. Que siete horas al día durante un mes metido en una sala de arte o te sale Picasso o te hace comer los pinceles.

Y yo no me atrevería a mandar a un niño pequeño a un campamento organizado por extraños en un sitio extraño, y que no siendo un sitio de reconocido prestigio como que no lo veo, pero hay gente pa tó está visto.

Así que Míniyo se queda en su colegio, que no será el colmo de la diversión pero me resulta cómodo y sí se le dejo allí todo el año lógicamente es porque me fío. Y seguro que se lo pasa bien porque al fin y al cabo estará corriendo con sus amigos y les tendrán entretenidos. Y si en algún momento se aburre porque las actividades propuestas no cubren las expectativas de ocio del señorito pues eso, que dos problemas tiene.

Prometo que no es nada personal, que los niños son adorables y las madres encantadoras, pero ¿A quién se le ocurrieron los parques?

La situación es la siguiente: salgo del cole con la mochila, el equipamiento de la actividad del día, las cazadoras y un emú hambriento.

En esa situación el instinto de supervivencia te hace irte a casa, soltar lastre, alimentar al emú y pasar a modo stand-by.  Pues curiosamente hay un porcentaje de la población que prefiere meterse voluntariamente en un hormiguero.

Se hace necesario planear una estrategia de huída controlando los tiempos de recogida y diseñando varias vías de escape. Y sabrás que lo has conseguido si llegas a la esquina sin oír una vocecita “miniyo, hoy no vienes al parque???” –  Mierda!

Y empieza el último recurso, el diálogo disuasorio:

– Vamos, al parque. Quiero ir al parque. Al parque. Al parque. Al parqueeeee.

-Mejor vamos a casa, que tengo galletas y zumo.

-Galletas y zumo? Quiero galletas! Galletas, galletas, galleeeetas!!! Hambre, hambre, haaaambre!!! Parqueeeee!!!!

(opppps, error estratégico)

Y allí me veis, en veinte metros cuadrados rodeada de cientos de mini elementos puestos de azúcar y corriendo como si les fuera la vida en ello. Y yo intentando mantener una conversación normal mientras la cabeza gira como la niña del exorcista intentando tener localizado a mi polluelo entre doscientos vestidos iguales corriendo a la velocidad de la luz. Una fiesta, oiga.

Y en mi modesta cantidad de manos disponibles cargo con las mochilas, las cazadoras, y el extra del día además de con una botella de agua y medio bocadillo que alguna madre generosa nos ha donado. Y como ya he desistido de mantener una conversación porque entre tanto follón es imposible, empiezo a pensar si se habrá inventado el perchero plegable que llevas en el bolso y expandes en estas situaciones, si sería mucho cantazo y si tendría mercado.

Y el reloj pasa lento, muy lento, casi como en la cola de un baño, y al fin empieza a anochecer, o a hacer frío o lo que haga que aquello empiece a desalojarse; pero tu dicha no ha acabado, hay que convencer al niño que es hora de irse.

Finalmente terminas arrastrando hasta casa las mochilas, las cazadoras, los accesorios del día y un emú hambriento y además furioso. Un emú boxeador que si no te hubieras cruzado con el pequeño elemento instigador se hubiera ido a casa hambriento pero feliz hace hora y media.

Moraleja: Yo no veo la moraleja…

 

Sorpresón que he tenido hoy.

Aunque algunos lectores ya lo sabéis este no es mi primer blog.

Allá por 2009, cuando éramos menos por aquí, yo escribía en “Desde matrix con amor” donde hablaba básicamente de lo que me parecía en cada momento, y me podía dar por casi cualquier cosa.

Después de ciertos problemas con el dominio por desastre y de no haber hecho copia de seguridad de nada por gilipollas el blog acabó perdido en la inmensidad de Internet y ya como que pasé del tema. Me dio pena poder conservarlo a pesar de no ser estrictamente personal.

El segundo intento fue en 2011 cuando comencé el tratamiento para quedarme embarazada. Llevé un blog durante todo el embarazo que luego continuó en este. Y aprendiendo de la experiencia anterior, por supuesto, tampoco hice ni una copia de seguridad y también terminé perdiendo el contenido. En esta ocasión si me dio pena al tratarse de un blog muy personal sobre un momento muy especial de mi vida. Así para que os hagáis una idea es una faena nivel perder un álbum de fotos.

La suerte es que no perdí el contacto con los bloggers y lectores al dejar el blog, pues estaba ya en contacto en Twitter. Y al final Twitter es el centro de todo.

¿Y por qué cuento yo este rollo ahora?

Porque hoy he entrado en la web archive.org casi de casualidad. Aunque ya conocía este proyecto que pretende ser el museo de internet siempre pensé que guardaba copia de webs importantes, no de mi blog para mí y otros cuatro.

Pues resulta que no, también tiene copia de esto YUHUUUU!!!  Del primero, quizá por antigüedad , solo tiene un par de pantallazos guardados, lo justo para tener un recuerdo.

Del otro he podido recuperar bastantes post. He decidido irlos añadiendo aquí con la fecha original, para darle continuidad. Por ello en los próximos días podéis ver artículos antiguos que antes no estaban. Espero que disfrutéis leyéndolos casi tanto como yo recordándolos.

He dicho yuhuuuuuu!!!!????

Captura de pantalla 2016-04-18 a las 22.30.08

 

 

 

 

  
Los tomates ya están en su ubicación definitivas. A diferencia del resto de verduras y la planta-testículo del episodio anterior no van a estar en el mueble-huerto-para domingueros, sino en sus propias macetas.

Ni se las ve. Era pronto para independizarse. De esta no salen .